Sin Cerco
http://sincerco.com.ar/2021/01/29/sandra-cabrera-la-teoria-de-los-tres-demonios/
Export date: Mon Apr 12 17:05:21 2021 / +0000 GMT

Sandra Cabrera: la teoría de los tres demonios




Por Candela Dolores Moreno Cucco

Son las seis y media de la tarde de un 27 de enero húmedo y caluroso, van cayendo putas a la esquina de Santa Fe y Cafferata, algunas se vieron más temprano en el cementerio La Piedad para dejar un ramo de flores sobre la tumba de Sandra Cabrera. Hace 17 años que las putas le llevan flores, pero hoy —además— le ofrendaron una lápida cuyo epitafio reza: "Sandra Cabrera sigue siendo admirada por su fuerza, su coraje y convicción. Fue revolucionaria luchando por los derechos humanos de las trabajadoras sexuales. Nuestra lucha, Nuestra bandera! Siempre Sandra Cabrera!".

Otras vinieron directamente a la esquina. Se saludan, conversan, sacan fotos y despliegan la bandera de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (AMMAR). Entre la imagen de Sandra y la de una pierna con un taco y medias de red luce la inscripción: "Derechos laborales para lxs trabajadorxs sexuales. SANDRA PRESENTE". Hace unos minutos se acercó un grupo de varones que estaba en la puerta de la terminal y preguntó a qué se debía la manifestación. Ahora escuchan el primer canto de la tarde, que sentencia que "a Sandra Cabrera la mató la policía (asesina)", y se encauzan en la marcha. Quizá los muchachos se estén sumando por esa frase de nombres infinitos, porque la violencia institucional que culminó matando a una puta es la misma que ostenta la facilidad de su gatillo asesinando a un pibe con visera.

Un auto y un par de motos de la Dirección General de Tránsito de la ciudad crean un perímetro para que pueda llevarse a cabo el recorrido que mostrará el corazón de la vida y de la muerte de Sandra Cabrera. En un rato, cuando se vayan, una puta les gritará: "Muchas gracias, caballeros" y otra dirá por lo bajo algo así como: "Esta noche los espero". En la marcha hay suficientes pañuelos verdes como para que ahora mismo esa mina que se asoma por la ventanilla de una 4x4 grite: "¡Aborteras putas!". Ellas se ríen de la eficaz literalidad que tiene ese intento de agravio y responden al instante: "Aborteras putas, nunca con la yuta", con una cadencia habitual. Y después dicen que las feministas no tienen sentido del humor. Unas cuadras más adelante, un nene saldrá a la vereda y le preguntará a la mamá qué es eso, si es una huelga; ella le responderá que sí, un tanto incómoda.

Las postas son paradas estratégicas, pero no dejan de lado la espontaneidad, como el aplauso a la laburante que saluda a la columna desde la ventana de un telo. Entre compañeras se preguntan si las putas están y como sí están, se piden que entonces yiren y que, por ende, cobren. ¡Cobren, putas, cobren! El trayecto se detiene en San Nicolás y San Lorenzo, donde trabajaba Sandra. Pegan una rosa en una columna, de esas que ella les repartía a las putas madres. Myriam Auyeros, secretaria de AMMAR Rosario que supo yirar con ella, aclara con la voz quebrada: "Sandra Cabrera es esta esquina".

En el camino llegan trabajadoras sexuales de la localidad de San Lorenzo que vinieron a hacer el aguante y se suman a las de Buenos Aires. Conversan y cantan la necesidad de adquirir derechos laborales, como jubilación y obra social. La mayoría, con barbijos puestos, se sabe sobreviviente a la pandemia gracias a la organización, que garantizó el reparto de bolsones de comida mientras la circulación y, por ende, la clientela estuvo más restringida. Señalan a Sandra como heroína sindical y muchas emparentan su lucha con el peronismo. "Era puta Perón, era trava", dice una de ellas entre risas.

Hace 17 años no existía la palabra "femicidio", pero con el glosario que había alcanzaba para entender que a Sandra no le habían perdonado ser sindicalista, puta, rebelde, mujer, que denunciara a whiskerías ilegales dedicadas a la explotación sexual de niñas y de adolescentes. El único procesado por su femicidio político fue Diego Parvluczyk, subjefe de la Policía Federal de Rosario en aquel momento, pero terminó siendo sobreseído en 2007. Como decir literalmente "las putas no tienen voz" sonaba muy fuerte, los testimonios de las compañeras de Sandra fueron desestimados bajo el eufemismo de ser señaladas como "personas con actividades callejeras que transcurren sus madrugadas con un itinerario errante".

En dirección a la escena del crimen, donde el cadáver de Sandra fue hallado con un disparo en la nuca, las putas están gritando justicia y exigiendo que el Estado provincial se haga cargo e impulse una reparación histórica para su hija, Macarena. Gabriela Hemela, dirigenta de AMMAR Rosario, comparte por alta voz que en la jerga policial Sandra era conocida como "Los Tres Demonios" por ser mujer, negra y prostituta.



La marcha acaba de llegar al garage donde la mataron y los ojos se llenan de lágrimas. Liliana Leyes, dirigenta de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), aporta que, así como el aborto legal, seguro y gratuito significa una salida del aborto clandestino, "el trabajo sexual será ley" para que deje de ser clandestino. A Myriam Auyeros se la nota emocionada. Recuerda que Sandra tenía miedo pero también valentía, que la policía debió haberla cuidado e hizo todo lo contrario. Detalla que el 27 de enero de 2004 había salido a laburar como todas las noches y cuenta que al día siguiente habría viajado a Córdoba si no la hubieran matado brutalmente para frenar su lucha sindical. Circula el megáfono y le llega a Georgina Orellano, secretaria general del Sindicato de Trabajadorxs Sexuales. Recuerda a Sandra y recalca la relevancia de que las putas dejen los calabozos y habiten los espacios públicos, desea para ella y para sus compañeres que cuando cuelguen la tanga y dejen la esquina puedan hacerlo de manera cuidada.

El recorrido termina en la Plaza Sandra Cabrera, Córdoba al 3600, donde atan a una columna una remera que dice: "PUTA FEMINISTA". El megáfono sigue pasando de mano en mano y Michelle Vargas pone en palabras que ella no eligió el trabajo sexual sino que, como trava, fue arrojada por el Estado a ejercer la prostitución que hace años pudo dejar; que era eso, robar o vender droga. También comenta que le duele haber trabajado sin la posibilidad de hacer aportes y deja en claro que el feminismo es con las putas y con las travas adentro. La concejala Alejandra Gómez Sáenz toma la palabra para pedir que se nombre a Sandra como puta para que sea recordada como puta visible y que se le dé entidad a su femicidio político. La Perla, histórica trabajadora sexual trans, conserva una imagen de plena bondad de Sandra y resalta el compromiso solidario con el que repartía preservativos por Avenida Godoy. Para ella recordar a Sandra es gratitud. "Gracias a ella sé lo que soy", dice conmovida antes de compartir que para que hoy se sienta con el derecho de contar la historia puteril cada vez que ve a una piba en una esquina antes hubo una tal Sandra Cabrera, a quien ella conoció en 2002 mientras intentaba sacar del pabellón a algunas putas presas.

Muchas cuentan cómo salieron del clóset del trabajo sexual gracias a Sandra, que la conocieron repartiendo preservativos, que tienen su viva imagen juntando firmas contra las whiskerías ilegales para llevar a Moralidad Pública, que su figura hizo que dejaran de sentir vergüenza para que empezaran a sentir orgullo. Advierten que la mataron, pero que en la memoria sigue viva. Las que no la conocieron aseguran haberla conocido en la voz y en la lucha de sus compañeras, donde está intacta. Todas coinciden en que Sandra peleó para que no mataran ni violaran ni explotaran a las putas y que ellas heredaron su convicción y hoy persiguen los derechos laborales, las políticas públicas de inclusión y la derogación de normas persecutorias vigentes en muchas provincias del país. Este femicidio político impune se solventa en la teoría de los tres demonios, a los que se suma el del sindicalismo que a la yuta se le escapó del estigma. Las trabajadoras sexuales cierran la jornada proyectando un porrón en el bar de la esquina, no sin antes lamentar que algunos feminismos no lloren a Sandra por haber sido una puta endemoniada.

Post date: 2021-01-29 17:21:01
Post date GMT: 2021-01-29 17:21:01

Post modified date: 2021-01-29 20:47:06
Post modified date GMT: 2021-01-29 20:47:06

Export date: Mon Apr 12 17:05:21 2021 / +0000 GMT
This page was exported from Sin Cerco [ http://sincerco.com.ar ]
Export of Post and Page has been powered by [ Universal Post Manager ] plugin from www.ProfProjects.com