Sin Cerco
http://sincerco.com.ar/2018/04/12/verde-al-aborto/
Export date: Wed Sep 26 6:59:59 2018 / +0000 GMT

Verde al aborto




Por Loreley Flores. Fotografía: Rulo Queers y Ana Isla.

Llegó el día y miles de mujeres, miles de personas, sintieron que estaban haciendo historia. Mientras que para mucha gente este 10 de abril fue un día más, para ellas, para el movimiento de mujeres fue un día histórico. Por primera vez, el proyecto que contempla la legalización y despenalización del aborto comenzó a tratarse en comisiones. El proyecto de interrupción voluntaria del embarazo llegó al Congreso y, desde la mañana temprano, había más de mil personas esperando que arrancara la transmisión por streaming, otras miles se fueron sumando con el correr de las horas. Muchas viajaron para ser protagonistas presenciales, gran porcentaje de la población estaba pendiente de cada intervención, cada pregunta, cada respuesta que se daba en ese recinto; es que había una sensación clara de que ese día marcaría un antes y un después. La emancipación, la liberación, el reconocimiento de un derecho que nadie puede quitar ni otorgar -pero que debe ser reconocido- se empezaba a palpitar como una realidad posible.

Los pañuelos verdes que nacieron siendo símbolo de la Campaña por la legalización y despenalización del aborto, hoy son banderas de lucha de miles y miles de personas que entienden que no despenalizarlo es estar a favor de la muerte de miles de mujeres -más de 3000 desde el regreso de la democracia en nuestro país-. Esos mismos pañuelos que se esgrimen en las marchas y en las mochilas, en los cuellos y en las muñecas cada día, en cada ciudad; ayer inundaron las plazas y el Congreso.



El martes 10 de abril, empezó el debate y las exposiciones que continuarán durante dos meses, dos veces a la semana -martes y jueves-. Este martes, por la mañana, se escucharon las exposiciones por el Sí -al derecho a decidir- y por la tarde, las que van por la negativa.

"Aspiramos a que se reconozca la libertad de decidir sobre un embarazo como derecho básico de ciudadanía de las mujeres", afirmó Martha Rosemberg, una de las expositoras. "Las mujeres no decidimos solo en base a nuestros deseos, sino también de las condiciones que consideramos necesarias para poder criar un hijo", agregó. En su turno, Dora Barrancos hizo un recorrido histórico acerca del crecimiento demográfico en Argentina: "Nuestro país ha gozado en sombras de una larga legitimidad del aborto". Narró esa parte de la historia que no figura en los manuales ni en los libros de textos; esa que da cuenta que ha habido muchas mujeres que, por una cuestión de clase y recursos, han pagado con sus vidas la decisión de abortar, como si se tratara una forma ominosa de pena muerte. Habló también del disfrute sexual como derecho humano fundamental para igualar las condiciones del ejercicio diferencial entre varones y mujeres. "Una noción de soberanía de nuestros cuerpos impone que los Estados modernos avancen en su legalización", dijo contundentemente.

Ayer por la mañana, se escucharon muchas exposiciones que hablaban del derecho a la soberanía de las mujeres sobre sus cuerpos, sobre sus sexualidades, sobre su salud reproductiva y no reproductiva. El lema de la campaña que reza "Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir" fue el hilo conductor que iba hilvanando cada exposición. Se habló sobre la libertad y la igualdad; de la urgente necesidad de igualdad y libertad. También, del derecho a opinar distinto sin que este se transforme en una imposición de credos ni de dogmas.

Las artistas que expusieron también hicieron hincapié en el aborto como problema de salud pública. "Esto es una realidad que existe más allá de nuestra opiniones, las cuales siempre tendrán el sesgo de nuestras creencias", dijo Verónica Llinás, y habló de la ausencia de educación y prevención de parte del Estado y de que criminalizar a las víctimas de esta situación es una injusticia atroz. "Llegó la hora, hagan historia y salden su deuda con las mujeres", exigieron quienes leyeron la carta en representación de 400 artistas.

Leonardo Caruana, el secretario de Salud Pública de nuestra ciudad, destacó: "Desde 2012 no existen muertes por aborto (en Rosario). Esto es por un abordaje integral de la salud y políticas sexuales y reproductivas integrales". Aseguró que esto se debe al "impacto del acceso a anticonceptivos más el acceso a abortos seguros por salud integral, (que) ha dado como resultado cero muertes por abortos inseguros desde el 2012 en Rosario".

10 de abril de 2018

Como va a suceder cada martes de abril y mayo, entre las 14 y 18 horas, la plaza San Martín de la ciudad de Rosario se vistió de verde "abortero". Cientos y cientos de mujeres se fueron acercando al lugar donde la Campaña había armado su tradicional gazebo y donde se había montado una pantalla gigante para escuchar, en manada, cada una de las exposiciones de la mañana. Rápidamente se formó una cola para poder tener un pañuelo. "¿Dónde se consiguen?" preguntó alguien, "en las calles", le contestaron entre risas, mientras le señalaban la larga cola.

"Hoy es, sin lugar a dudas, un momento histórico donde el debate que ya hizo la sociedad acerca del aborto, ese que habla de que más del 60 por ciento de la población está a favor, se está llevando a cabo ¡por fin! en el Congreso de la Nación", dijo Viviana Della Siega -integrante de la Campaña y feminista desde siempre- y agregó: "Esperemos que diputadas y diputados escuchen todos los argumentos y entiendan que deben legislar en función del interés de las mayorías y no de acuerdo a sus creencias personales, religiosas; que son muy respetables, pero que no deben tenerse en consideración porque estamos hablando de un Estado laico y no teocrático".



La Campaña

La Campaña empezó a funcionar como tal en 2005, pero el nacimiento se dio en Rosario en el Encuentro Nacional de Mujeres -ENM- de 2003, donde por primera vez se hizo un taller de estrategias sobre aborto y este generó una asamblea sumamente numerosa. En ese momento, se trazaron algunos lineamientos, al año siguiente en el ENM en Mendoza, comenzaron a pensar en los objetivos que tendría una campaña y en el 2005 se lanzó a nivel nacional. "La idea era que durara unos meses, se iban a juntar algunas firmas y la finalidad era que la sociedad empezara a hablar sobre abortos", le cuenta a Sin Cerco Silvia Guidobaldi -referenta local de la Campaña-. No duró solo unos meses, hoy es un emblema de constancia y fueron ellas quienes abrieron un camino importantísimo en la defensa de los derechos de las mujeres, adolescentes y niñas. Un camino que hoy se traduce en emociones profundas, evocaciones, recuerdos, abrazos y esperanza, pero que siempre se leyó en clave de feminismo, militancia y trabajo. 

Este es el séptimo proyecto que presenta la Campaña, el primero se presentó en 2007. En cada uno de ellos el número de firmas y apoyos de quienes legislan se ha ido incrementando, éste cuenta con setenta y una firmas. Es la primera vez que llega a tratarse en un plenario de cuatro comisiones que están trabajando conjuntamente. En este momento hay ocho proyectos presentados. "Esperemos que pueda llegarse a uno solo que no contemple únicamente la despenalización, sino también la legalización. Lo que puede pasar, si solamente se aprueba la despenalización, es que al día siguiente haya cientos de clínicas muy caras, para que las mujeres que tienen recursos puedan hacerse tranquilamente un aborto, y las mujeres pobres sigan penando y sigan arriesgando su salud y sus vidas", expresa Della Siega.



"Empezamos una etapa que es totalmente nueva para nosotras como campaña", dice Guidobaldi y explica los puntos básicos de este proyecto. "Se habilita la extensión del plazo, anteriormente se sostenía hasta las 12 semanas de gestación y ahora son 14, plazo consensuado con el derecho comparado; por otro lado, tiene en cuenta las identidades de género porque no solo están contempladas las mujeres sino a toda persona con capacidad de gestar; también, a partir del artículo 26 del Código Civil y Comercial de la Nación, que está vigente desde 2015, se trata el sistema de acompañamiento para las niñas menores y adolescentes en todo el proceso para evitar que se le realicen tratamientos invasivos para su cuerpo; el código incorpora la figura de adolescente y esto nos beneficia mucho a las mujeres. Una persona adolescente, entre 13 y 16 años, puede decidir la práctica y prestar consentimiento. Por otro lado, en este proyecto hemos sacado la objeción de conciencia porque consideramos que el Estado no puede objetar un derecho".

Lucía

La plaza estaba llena de personas que se identifican por el verde. Hay quienes tomaban mate en el pasto, quienes se sacaban fotos, quienes charlaban animadas y excitadas. Había de todas las edades. Lucía tiene 15 años y llegó a la plaza con su uniforme de escuela. Hizo la cola para conseguir su pañuelo, después se sacó una foto en el lugar que algunas artistas y fotógrafas de la ciudad habían montado para eso, con fondo verde. Y finalmente, se paró delante de la pantalla a escuchar una a una las exposiciones. Para ella el pañuelo verde en el cuello es un aviso, una señal. "Yo creo que hay que dejar claro que nadie tiene derecho a decidir sobre el cuerpo de la otra y que decidir sobre una es un derecho que debería estar reconocido", dice. "Hace mucho que quería conseguirlo, es la primera vez que me lo pongo, sabía que iban a estar en la plaza y me decidí a venir. Este es un día muy esperado. Está muy bueno lo que está pasando y sé que en algún momento se va a aprobar".



 
Post date: 2018-04-12 01:08:42
Post date GMT: 2018-04-12 01:08:42

Post modified date: 2018-04-12 16:34:01
Post modified date GMT: 2018-04-12 16:34:01

Export date: Wed Sep 26 6:59:59 2018 / +0000 GMT
This page was exported from Sin Cerco [ http://sincerco.com.ar ]
Export of Post and Page has been powered by [ Universal Post Manager ] plugin from www.ProfProjects.com