Sin Cerco
http://sincerco.com.ar/2017/11/01/no-me-dejen-solo/
Export date: Mon Feb 19 4:22:18 2018 / +0000 GMT

No me dejen solo




Redacción y fotografía*: Julia Rocca.


 

Y tanto y tanto que hemos perdido,
Y sin embargo poco, poco,
Y sin embargo mucho, mucho,
Si se miran los ojos de un hombre digno.
Daniel Viglietti


 

Al sur por la Ruta Nacional 40, el viento acelera. Allí, entre las localidades de Epuyén y Esquel, el viento atraviesa toda la ropa. Ahí, a pocos kilómetros de la Estancia Leleque propiedad de Benetton, el viento no permite respirar. ¡Alto! No es solo el viento, alguien más bloquea el paso de aire. Algunos corren, escapan, logran cruzar el río Chubut. Santiago no, el agua helada no lo ayuda. El frío también desfila por los cuerpos de los verdugos y se aloja en ellos infinitamente, pero no en el de Santiago, en él no. Ya no está solo en el río, ya no le tiemblan las manos ni se queda sin voz, ahora un montón de gente se acerca para abrazarlo, le llevan abrigo, verdad y justicia.



El 1° de agosto, algunos miembros de la comunidad mapuche de Cushamen se encontraban realizando una protesta en la Ruta Nacional 40 -RN40- pidiendo por la libertad del Lonco Facundo Jones Huala, entre ellos estaba Santiago Maldonado. Cerca del mediodía, Gendarmería Nacional irrumpió con un operativo represivo ilegal. Ilegal porque solo tenían orden de desalojar la ruta –que ni siquiera estaba cortada por la comunidad mapuche–, pero no tenían autorización para el ingreso al Pu Lof en Resistencia, y mucho menos para perseguirlos hasta el río. Santiago no entró por voluntad propia al agua, la violenta represión de Gendarmería lo obligó a eso.

El 17 de octubre -durante un nuevo rastrillaje en el río Chubut ordenado por el juez Gustavo Lleral- un cuerpo "aparece" flotando en el agua, ahí mismo donde anteriormente habían buscado al menos tres veces más. El 20 de octubre, Sergio Maldonado anunció que la familia había reconocido a su hermano por los tatuajes. Era él, la –por muy pequeña- esperanza de encontrarlo con vida se acababa ahí en esas dos palabras: "Es Santiago".



En estos últimos tres meses, se sucedieron infinita cantidad de situaciones provocadas desde el gobierno nacional para intentar desligarse de la desaparición forzada del joven y posteriormente, de su muerte. Los recursos destinados a buscarlo no fueron nada comparado a todo el aparato mediático, político y estatal que se usó para degradarlo a él, a su familia y a quienes siguen preguntando qué hicieron con Santiago Maldonado.

Para la agresión, los golpes bajos y el encubrimiento no se escatimó en nada. Los diarios oficialistas ya tenían listos autopsia y veredicto: "Se ahogó solo" -en un río que en ese momento no tenía más de un metro de profundidad-. Carrió –quien antes había sugerido que Maldonado estaba en Chile- comparó la conservación del cuerpo con Walt Disney por las temperaturas bajas del agua. Si hasta la diva de los teléfonos se permitió decir que “por suerte” Santiago había aparecido. El odio no entiende de límites éticos ni televisivos. No los necesita en el gran show de la mentira que tan bien han montado.



Mientras tanto, nadie ha sabido explicar o desmentir fehacientemente alguna de todas las pruebas que ponen un manto enorme de sospecha sobre el accionar de Gendarmería Nacional y del Ministerio de Seguridad de la Nación con Patricia Bulrrich a la cabeza. Anoche mismo, en una entrevista grabada en el canal de televisión del diario La Nación, el presidente Mauricio Macri dijo: "No vamos a aceptar que digan que esto es una desaparición forzada" y que "no hay ninguna prueba" para responsabilizar a Gendarmería. Al parecer, el juez Lleral no está tan seguro de esto y, recientemente, retomó la instrucción de la causa en la que se investiga la desaparición forzada, a la vez que dispuso que la fuerza nacional involucrada no sea parte del expediente.

El juez anterior -Guido Otranto- dejó varias irregularidades cuando lo removieron del frente de la investigación. Algunas de ellas: las llamadas no analizadas del teléfono celular del jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad -Pablo Noceti- quien estuvo varias horas en el lugar de los hechos aquel día; los vehículos del operativo que fueron lavados por personal de la fuerza días antes de la -ya tardía- pericia y que fue el mismo Noceti quien –con tres días de anticipación- avisó a Gendarmería que se realizaría dicho peritaje, donde se encontraron muestras de ADN de las cuales una no pudo ser cotejada por estar arruinada; o la omisión de las fotografías que tenía en su poder Gendarmería y daban cuenta de la presencia de Santiago Maldonado allí. No en Chile ni en Corrientes ni Tierra del Fuego ni cortándose el pelo en San Luis. Sino allí mismo donde casi 80 días después apareció misteriosamente río arriba, en un lugar que ya había sido rastrillado cuando el agua estaba clara y se podía ver el fondo.

En cuanto a la autopsia, si bien faltan los resultados definitivos de varios análisis, lo que los peritos han podido registrar es que en el cuerpo no se encontraron lesiones óseas, se habla de ahogamiento por sumersión por el líquido en la médula que está adentro del fémur, así como el líquido en otros órganos. Específicamente, se mandó a estudiar el pulmón y así se podrá saber si Santiago cayó o fue empujado al río y respiró agua. También se sacaron muestras de abajo de las uñas por si se detecta ADN de otra persona y se tomaron muestras de los pies para establecer -aproximadamente- cuánto tiempo estuvo la piel en el agua.



Hoy se cumplen 3 meses sin Santiago y el gobierno nacional seguirá intentando por todos los medios –leáse de comunicación o trolls en las redes sociales- desprestigiar el pedido digno de verdad y justicia que viene sosteniendo la familia Maldonado junto a organizaciones de derechos humanos y buena parte de la sociedad. Hoy tenemos que ser miles y miles, en todas las plazas, en las calles, en las embajadas argentinas del exterior, millones hermanados y hermanadas para gritar fuerte por Santiago. No silenciemos, no lo dejemos solo, no nos dejemos.

En Rosario, la cita es a las 18 h en la plaza San Martín –Córdoba y Dorrego- para marchar hacia el Monumento Nacional a la Bandera.

*Marcha en El Bolsón a 2 meses de la desaparición de Santiago.

 

 

 

 
Post date: 2017-11-01 13:44:25
Post date GMT: 2017-11-01 13:44:25

Post modified date: 2017-11-01 14:30:10
Post modified date GMT: 2017-11-01 14:30:10

Export date: Mon Feb 19 4:22:18 2018 / +0000 GMT
This page was exported from Sin Cerco [ http://sincerco.com.ar ]
Export of Post and Page has been powered by [ Universal Post Manager ] plugin from www.ProfProjects.com