Sin Cerco
http://sincerco.com.ar/2017/04/26/despidos-de-radio-nacional/
Export date: Fri Dec 3 12:49:21 2021 / +0000 GMT

Capas geológicas




Por Candela Ramírez

"No importa si un periodista es k o no es k, nos importa que sea un buen periodista y que realice bien su gestión". Esta fue una de las expresiones del titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, el ingeniero Hernán Lombardi, la semana pasada en el Congreso nacional al que fue convocado, en el marco de los despidos de 21 trabajadores y trabajadoras de Radio Nacional. La reunión de la comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, es presidida por Liliana Fellner, senadora de Jujuy.

La primera expresión de Lombardi -frente a varias de las personas despedidas- incluyó lo siguiente: "Nosotros pensamos que el Estado nacional no tiene que ser un refugio para conseguir empleo. Los cargos políticos son cargos políticos. Desde ese punto de vista, dentro de las muchas deformaciones que tienen el Estado nacional y la administración pública, una deformación muy particular, pero que hay que enfocarla con toda claridad, es la de las capas geológicas. ¿Por qué la gente usa las palabras 'capas geológicas'?, ¿por qué se ha denominado 'capas geológicas'? Porque eso implica que cada funcionario viene con su equipo, y sus equipos son políticos, y cuando se va el funcionario se queda la capa geológica. Esta es una práctica absolutamente perniciosa dentro del funcionamiento de la administración pública (...) Pretender perpetuarse en un cargo político es una mala práctica. Pero pretender perpetuarse en un cargo jerárquico es, realmente, la peor de las prácticas".

El martes 11 de abril, comenzó a circular una lista que incluía veintiún nombres de personas que ocuparon cargos directivos en Radio Nacional desde la gestión anterior, en distintas ciudades de todo el país. Al día siguiente, ya habiendo confirmado con autoridades nacionales el despido de estas personas de planta permanente, escribieron y difundieron un comunicado denunciando persecución ideológica.

Los telegramas fueron llegando en la previa de Semana Santa y durante la misma. Los mismos decían: "Por la presente, comunicamos a Ud. que prescindimos de sus servicios a partir del día de la fecha". No había más explicaciones que esa. Las resoluciones se habían firmado el 7 de abril, un día después del paro general.

"Nos despiden porque estamos siendo testigos ahora de cómo, nuevamente, están desmantelando las radios que nosotros recuperamos, a las que les dimos aire, las equipamos con tecnologías de última generación", denuncia Itumelia Torres. Ella ingresó a trabajar como directora de Radio Nacional Puerto Iguazú en octubre de 2009, justo antes de que se sancionara la ley 26522 1 de Servicios de Comunicación Audiovisual. Presentó su CV a las autoridades pertinentes, en la provincia de Misiones, cuando se abrió la convocatoria y, posiblemente por sus más de 30 años de trabajo como periodista y por su trayectoria universitaria, fue elegida para dirigir esta radio en la zona fronteriza del nordeste de nuestro país.

Durante su gestión se abrió la primera FM en la historia de Radio Nacional Puerto Iguazú, se compraron nuevos equipamientos de AM -digitalizados- y un equipo de 10 kw de potencia, lo que significó mayor distancia de recepción. Itumelia cuenta que mientras ocupó el cargo de directora -hasta septiembre de 2016- quisieron "hacer de nuestras radios efectivamente las voces de nuestras regiones". Durante esos años, se incorporaron al esquema de trabajo profesionales de la comunicación. Todas las semanas, todos los partidos políticos tenían un espacio de 20 minutos para contar lo que estaban haciendo -no solo durante las campañas electorales, sino todo el año-. El 75 por ciento de su grilla incluía programación local y regional, se empezaron a transmitir programas en guaraní y portugués. Actualmente, la grilla local se fue achicando y se empieza a retransmitir mayormente desde Buenos Aires: "En estos lugares, donde probablemente muchos ciudadanos jamás hayan llegado o vayan a llegar a Buenos Aires; y tampoco nos importa lo que pase en la 9 de Julio y en el Obelisco. Sin embargo, tenemos que estar durante las 24 horas desde Radio Nacional escuchando exclusivamente el pensamiento, la línea y el adoctrinamiento que se hace desde esta gestión actual que nos duele a todos". Esto, denuncian las y los periodistas despedidos de todo el país, empieza a suceder en todas las emisoras, limitando así el carácter federal que empezaba a lograr en los últimos años.

"La importancia de una radio pública en Puerto Iguazú es fundamentalmente la de ser la expresión de la región. Que nos podamos contar, a través de Radio Nacional, que en este momento el sector yerbatero está en una crisis profundísima, que se necesita estimular el transporte porque está también en un situación crítica. Es necesaria una radio pública para que podamos contarles a nuestros hermanos argentinos, pero también a los brasileños y paraguayos, cuál es nuestra cultura, nuestros poetas, nuestra música. Hemos hecho de Radio Nacional Puerto Iguazú una radio de integración regional, contrariamente a las razones por las cuales nacieron tantas radios nacionales en las fronteras de nuestro país que fueron creadas con la hipótesis de conflicto que tenían las dictaduras militares respecto de los países hermanos".

El lugar de residencia de Itumelia es Posadas, de donde se fue en el 2009 para trabajar en Puerto Iguazú, a 300 kilómetros. "Cuando entré a Radio Nacional, renuncié a todo lo que tenía porque me pareció fascinante venir a encarar este proyecto que finalmente me enorgulleció. Al renunciar a todo, venir acá y tener la certeza de que estaba en planta permanente a pocos años de jubilarme, la verdad es que este mazazo que nos dan es duro. Es dura la tragedia personal pero muy dura la tragedia nacional. Somos unos más de esos miles y miles de argentinos que se encontraron un día con que formaban parte de una lista que se pegaba en la puerta de sus trabajos y no pudieron ingresar". Hoy Itumelia está desempleada.

"Esos concursos están totalmente amañados"

Las personas despedidas eran planta permanente del Estado nacional y quienes ingresaron a la radio como directivos, después de la sanción de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, habían concursado su cargo porque así lo establecía la flamante ley.

Sin embargo, para Hernán Lombardi estos concursos no tienen validez: "Primero, había una designación transitoria sobre un director; ese director transitorio llamaba a un concurso; en buena parte de los concursos se presentaba él solo; abría y cerraba la presentación en muchos casos en quince días, solamente en la página web de la propia radio. En todo caso, los concursos no son vinculantes, porque esto es una sociedad del Estado. Pero nosotros ponemos una lupa también sobre los concursos". "Esos concursos están totalmente amañados", dijo.

Ernesto Espeche, director despedido de la ciudad de Mendoza, le respondió al funcionario en su intervención en el Congreso: "Hay que decir que los concursos tienen un jurado y que esos jurados fueron definidos a partir de lo que fue el Directorio de RTA -Radio y Televisión Argentina-, que como todos sabemos, tiene una conformación plural compuesta por la oposición, el oficialismo, las universidades y los sindicatos, y que ahí se define el jurado. Los directores que estábamos interinos no llamamos a concurso; la RTA llama a concurso. Eso, quizás, quedó confuso y por eso quiero aclararlo. Nosotros no llamamos a concurso. Los concursos se hicieron de manera pública, anticipadamente, de forma abierta, por antecedente y oposición, y, si hubiera una sospecha, había posibilidad de impugnar con los plazos correspondientes. Nunca hubo impugnaciones en los casos en que estamos mencionando".

El doctor en Comunicación, investigador en formación del CONICET, licenciado en Comunicación Social y docente e investigador, siguió: "Nos preocupa largamente que a nosotros se nos califique de 'capas geológicas' habiendo demostrado la formación y la idoneidad, mientras la designación de los nuevos directores viene desde un lugar que obviamente tiene que ver más con la funcionalidad política en cada una de las regiones del país que con su capacidad real y concreta de ejercer el periodismo". Si bien Espeche aclara que no puede generalizar sobre ello, sí son muchos los casos donde los directivos designados no vienen de una formación periodística ni comunicacional. Sobre esto, Itumelia cuenta que en Puerto Iguazú el nuevo director designado es ingeniero, no tiene experiencia laboral como periodista e "hizo de la radio un comité radical con un claro sesgo de derecha, no da participación a nadie que piense distinto".

La ex directora de Puerto Iguazú sintetiza: "Nosotros -los despedidos- somos profesionales de las comunicaciones y en eso no nos han podido cuestionar. Como no nos han podido cuestionar sobre nuestra gestión. Imaginen si alguno de nosotros se hubiera quedado con una silla de Radio Nacional, íbamos a ser grandes corruptos que nos llevábamos las sillas. No pudieron probar ni siquiera que nos quedáramos ni medio alfiler de las radios públicas. Esto, para ellos habrá sido una complicación para tomar finalmente esta decisión, sino lo hubieran hecho hace mucho tiempo. Intachable la gestión de RTA y de Radio Nacional en los años en que nosotros estuvimos al frente de nuestras radios en cada rincón de la patria y eso para mí es un orgullo. Tanto es un orgullo que hasta se termina convirtiendo en un premio y un halago que estos miserables nos estén despidiendo ahora. Quiere decir que nosotros estamos del otro lado, y en buena hora que así sea".

"A mí me moviliza volver a mi puesto de trabajo"

Sebastián Abraham concursó un cargo de periodista en Radio Nacional Jujuy en 2012. Había trabajado dos años ad honorem y luego, a través de contratos artísticos. A partir de 2013 -y porque el director se había pedido licencia- pasó a ocupar el cargo de director de la radio de forma interina. Una vez terminado el reemplazo, en marzo de 2016, y designada la nueva directora, por la actual gestión nacional, Sebastián volvió a sus tareas como periodista deportivo. Sin embargo, su apellido integra la lista de telegramas enviados hace dos semanas.

Sebastián cuenta con orgullo que hasta 2015, Radio Nacional Jujuy estaba compitiendo con la AM privada de Jujuy "palma a palma en cuanto a oyentes y demás".

"Yo no tengo otro trabajo, solamente trabajaba en Radio Nacional, y por eso a la gente que me asesora legalmente le dije que yo quiero que se encare el caso para volver a la radio, que me devuelvan mi lugar que gané legítimamente con un concurso, luchándola desde abajo, colaborando en la radio dos años sin cobrar un peso; no me quejo porque fue mi elección porque yo quería aprender ahí. Fui como voluntario hasta que conseguí un contrato artístico y después gané un concurso para ingresar a la radio. Por la injusticia que fue el despido, quiero que se encare el reintegro a la radio: a mí no me moviliza ninguna cifra ni un juicio mayor, sino que me moviliza volver a mi puesto de trabajo". Sebastián tiene un hijo de tres años y es el sostén económico de su familia. Hoy está sin trabajo.

"Si yo cruzo el río, ustedes tienen que cruzarlo"

Lorenzo Hernández ingresó a trabajar en Radio Nacional Río Turbio en 1974. Empezó como operador, luego pasó a tener su programa deportivo y poco a poco inició a hacer transmisiones deportivas en vivo desde exteriores. Empezó con contratos e intermitentemente -y durante largos años- trabajó ad honorem. En 2003, empezó a trabajar como director de la radio y luego pasó a planta permanente.

Al sur-oeste de la provincia de Santa Cruz, Río Turbio es una localidad pequeña con habitantes que provienen de todo el país: "Acá la función de la radio pública es fundamental. Las distancias son muy grandes, el primer pueblo lo tenemos a 300 km, Río Gallegos, por la costa, y por la cordillera, a Calafate. La inmensidad de estas distancias requiere mayor revancha en invierno cuando las rutas se cortan, cuando las nevadas son grandes y la radio cumple una función importantísima para cubrir todas esas distancias con los mensajes a la gente, al poblador, al gaucho, al puestero. Y, por sobre todas las cosas, es compañía".

Lorenzo cuenta que aparte de dar los mensajes a los pobladores de la ciudad y de la zona cuando quedan incomunicados por temporales, la radio pública siempre se ocupó de cubrir todos los actos municipales, las visitas de gobernadores y presidentes, así como actos escolares y cualquier actividad social de la comunidad. Durante sus años de gestión, y al igual que las del resto del país en este período, la radio se equipó con "todos elementos cero kilómetro": consolas de audio, equipo electrógeno acorde a la potencia, entre otros.

"Yo no fui un director que estaba sentado atrás de un escritorio controlando asistencia: soy de la calle. 'Si yo cruzo el río, ustedes tienen que cruzarlo', les decía a mis compañeros. Si hacía falta un operador, locutor, periodista, lo hacíamos. Pese a no tener un plantel muy grande había mucho compromiso. Me gustó siempre tener la radio en la calle, en todos los lugares; acá es fundamental. Después de tanto esfuerzo y sacrificio, después de haber trabajado gratis tantos años para la radio que quiero porque también la radio me dio formación, el constante estar en al aire y haciendo periodismo, uno se va formando. Y que después venga alguien a decir que sos capa geológica, que es un aguantadero como dice el presidente... Escucho todas estas cosas y digo 'esta gente no entiende nada'. Tendrían que venir acá a la Patagonia, vivir un par de años y después van a comprender un poco más", relata con indignación.

En septiembre del año pasado, Lorenzo fue corrido de su cargo y levantaron su programa político que tenía todos los sábados a la mañana porque "en la radio ya no se hace política", como le dijo el nuevo director y le dio un minuto por hora a la mañana para hablar de deporte, reduciendo de forma drástica su participación en la radio.

Hace dos semanas, después de 43 años de servicios a la radio y a un año de jubilarse, Lorenzo recibió su telegrama de despido. "Podré litigar y demás y a lo mejor litigando gano, pero lo que no me van a calmar es la angustia que uno siente, la impotencia, todo lo que tiene que ver con la dignidad. Uno se siente un ser humano, no una capa geológica", concluye.

Último recibo de sueldo del director de RN Rosario antes del despido.

"Continuemos con lo bueno y cambiemos lo malo"

Desde Sin Cerco decidimos ponerle cara a estos despidos, por eso hablamos con Itumelia, Lorenzo y Sebastián que configuran tres ejemplos que intentan dar cuenta de su trabajo y compromiso, pero las personas despedidas son veintiuno. Pablo Ferrero -La Pampa-, Elena Corvalán -Salta-, Ernesto Espeche -Mendoza-, María Eugenia Cisneros -Córdoba-, Ariel Loreto -Ushuaia-, Omar Turconi -Bahía Blanca-, Ramiro Rearte -Tucumán-, Federico Sánchez -Zapala-, Carlos Mendez Bogado -Las Lomitas-, Verónica Sesin -Santiago del Estero-, Martín Illanez -La Rioja-, Wences Rubio -San Luis-, Carlos Echeverría -Bariloche-, Matías Ciampini -Neuquén-, Pablo Zamorano -Ingeniero Jacobacci-, Horacio Ghittoni -Paso de los Libres-, Rus Claudia -Mendoza LV8- y en la ciudad de Rosario Jorge Ramírez, integran el plantel de directoras y directores despedidos, personas trabajadoras que hoy se quedaron sin su fuente laboral.

"¿Por qué integramos esa lista? ¿Cómo se confeccionó esa lista? ¿Por qué somos veintiuno los que estamos en esa lista? ¿Y qué determinó finalmente que nosotros llegáramos a estar ahí, cuando honestamente ganamos un concurso, formamos parte orgullosamente de un proyecto de medio público, democrático y plural, y a partir de ahí nos hicimos cargo de la radio para luego seguir trabajando en la radio, porque es el lugar del ámbito que teníamos?", preguntó Ernesto Espeche terminando su exposición.

"Que quede claro: porque fue director y es un cargo político, y no queremos engrosar la capa geológica", insistió Lombardi al final de la intervención en el Senado. "Continuemos con lo bueno y cambiemos lo malo", dijo previamente. La reunión terminó entre gritos de indignación mientras él, Miguel Ángel Pereyra -presidente del Directorio de RTA-, Ana Gerschenson -directora de Radio Nacional-, Emilio Lafferriere -director de RTA-, y Jorge Sigal -secretario de Medios Públicos- terminaron saliendo del auditorio casi a las corridas y sin haber dado argumentos convincentes sobre los veintiún despidos más que su teoría geológica. Días después, el funcionario contraatacó: "Estamos hablando de sueldos de 100 mil pesos". No hay recibo de sueldo que dé cuenta de semejante planteo. No se sabe de dónde sacó ese número o por qué ese cálculo. Nada de eso importa, Lombardi sabe el daño que hace expresando esto por cadena en los medios concentrados.

Busca descalificar a los ex directores y directoras hablando de capas geológicas, dando cuenta de "capas" del Estado que quedan fosilizadas en el tiempo; para él, estorbando. El señor titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos juega haciendo esta comparación. Busca que la audiencia sienta indignación ante su relato. Sin embargo, lo que el funcionario olvida es que a través de las capas geológicas podemos conocer mejor la tierra que pisamos: indicios para ver qué hubo y por qué hay lo que hay. Las capas geológicas también contienen riquezas. Las personas despedidas están todas formadas en el campo del periodismo y la comunicación, en algunos casos sustentado sobre todo en la carrera recorrida y en otros, también por importantes casas de estudio. Cuando "Cambiemos" asumió el poder ejecutivo, acordaron que darían un paso al costado cuando fueran designados los nuevos directivos, no se "atrincheraron" como sugirió el funcionario. Siguieron cumpliendo sus tareas como periodistas, aportando lo que mejor saben hacer a la radio pública que viene construyendo parte de nuestra memoria colectiva desde hace casi ochenta años. Fundada como Radio del Estado, emitió al aire por primera vez el 6 de julio de 1937 en el Palacio de Correos, en la ciudad de Buenos Aires. La difusión musical, literaria y educativa marcó las primeras décadas de esta radio. Luego, se fue transformando en un importante servicio informativo, marcando también la agenda política y cultural. Los distintos períodos históricos de Argentina tuvieron, por supuesto, su correlato en la radio. Los años de abandono del menemismo tuvieron su revancha hacia la fecha en que se sancionaba la ley de servicios de comunicación audiovisual. Equipamientos, programación local y federal, remodelación de los edificios. La política de Estado de Cambiemos en materia de medios tuerce el rumbo de los últimos años. Siguiendo la línea retórica de Lombardi, esta sí que es una capa geológica que marcará durante muchos años lo que alguna vez fue la Radio Pública.

Fotografía: La Política Online.
Links:
  1. http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/an exos/155000-159999/158649/norma.htm
Post date: 2017-04-26 10:00:21
Post date GMT: 2017-04-26 10:00:21

Post modified date: 2017-10-21 18:30:29
Post modified date GMT: 2017-10-21 18:30:29

Export date: Fri Dec 3 12:49:21 2021 / +0000 GMT
This page was exported from Sin Cerco [ http://sincerco.com.ar ]
Export of Post and Page has been powered by [ Universal Post Manager ] plugin from www.ProfProjects.com